A través del espejo :: Blog literario… y más

A través del espejo

Tópicos de Navidad (2ª parte):

Posted on Diciembre 22nd, 2008 by henrietta
Posted in Columnas | No Comments »

En nuestras rutinas anuales, hay algunas que es inexcusable vivir, recordar, disfrutar… aunque sea siempre lo mismo pero, al mismo tiempo, también diferente. Entre estas vivencias hay unas más divertidas, otras no tan lúdicas pero, a menudo, recordamos las primeras y olvidamos estas últimas porque nuestra memoria es, afortunadamente, muy selectiva.

Estos días hemos leído sobre el “chollo” que suponen para los restaurantes las cenas de navidad y también las hemos vivido, claro. El acto social de la comida se ha convertido desde hace ya años en una forma de compartir con nuestros compañeros un tiempo, que no siempre nos sobra, para conversar, reirse y, en general, para divertirnos. Todos guardaremos recuerdos festivos de este tiempo compartido en el que cualquier sorpresa puede tener cabida desde que se ha optado por incorporar la costumbre del “amigo invisible”, que, en el fondo, de invisible tiene poco y que, por supuesto, tampoco da regalos “invisibles” porque, en tal caso, de amigo tendría poco y de aguafiestas mucho.

Este hábito, que yo recuerdo de situaciones colectivas en las que el vínculo interpersonal era, a veces, débil, no obstante, está llegando también a las familias como un modo de evitar la acumulación innecesaria -en el caso de los adultos; no de los más pequeños- de regalos que vacían los bolsillos de quienes tienen que cumplir con innumerables compromisos con ocasión de las comidas familiares que estos días se organizan. A mí me parece una idea genial que, lejos de arruinar a nadie, sirve como excusa para estimular la creatividad de quien tiene que buscar la satisfacción de una sola persona y no de un montón. Es de suponer que nadie pretenda con esta práctica molestar a nadie sino, al contrario, ingeniárselas para despertar una sonrisa o, al menos, un agradecimiento sincero aunque no siempre sea fácil ponerse en lugar del otro y encontrar lo que más le pueda gustar. Seguro que también hay a quien molesta, incluso, tener que hacer un regalo aunque sea uno sólo porque el espíritu de la navidad no llega por igual a todos sino que hay quien se esfuerza por ser egoísta incluso en estos días en que la mayoría, sean creyentes o no, tratan de contagiarse de los buenos deseos que escuchamos casi sin darnos cuenta.

Leave a Reply

Name

Mail (never published)

Website